Librando la batalla de ser mamá por segunda vez

Librando la batalla de ser mamá por segunda vez

Estoy muy segura que llegaste aquí porque estás a la espera o piensas estarlo de tu segundo bebé y estás a punto de librar la batalla de ser mamá por segunda vez.

Antes de hacerlo, debes estar bien preparada para los cambios que vendrán, hasta aquí, ya debes haber conocido a tu bebé antes de nacer y superado el nivel mamá primeriza. Entonces es hora de aplicar de nuevo las técnicas que conoces, pero esta vez con doble responsabilidad e intensidad.

La etapa del segundo embarazo, se torna más difícil, si tu primer bebé aún sigue estando muy pequeño, hablando en términos de que no se pueda valer por el solo, y tengas que atenderlo para casi todo, ya que, entre el agotamiento físico natural del embarazo y el cansancio de lidiar con tu primogénit@ será maximizado.

Si tu primer bebé aún es pequeño, pídele a alguien que te ayude a realizar actividades que te hagan hacer peso o actividades que puedan poner en riesgo la salud del bebé que viene en camino. Aprovecha los momentos donde el/ella duerme para descansar tu también.

Si trabajas fuera de casa, tu primera opción debe ser conseguir ayuda, puede ser incluir a tu primogénit@ en un lugar de cuidado diario, lo cual también ayudará en su desarrollo o encontrar alguien que lo cuide en casa mientras no estas.

Si tu primogénit@ ya sabe caminar y entender, lo que debes hacer es compartir actividades y tiempo relacionándolo siempre con la llegada del nuevo bebé, es una etapa donde el/la herman@ mayor empieza a sentir celos, y nuestro deber es demostrar que no hay razón para tenerlo.

Muchas mamás desplazan a sus hij@s mayores y a evadir las emociones hacia ellos, sobre todo cuando ya son más grandes y lo único que logran es el rechazo hacia sus herman@s, y aunque no lo creas esto tendrá consecuencias emocionales más adelante.

Incluyel@ en tareas como arreglar el cuarto o la ropa del bebé, deja que cuide de ti, aunque sea una pequeña ayuda, permite que le hable muy cerquita de su barriga, que la acaricie, cuéntale las cosas lindas que pasaran al tener un/a amig@ con quien compartir y con quien contar el resto de su vida.

Pero sobre todo, nunca dejes de abrazar a tu primogénit@, no dejes de decirle que l@ amas y que su nuevo herman@ nunca cambiara el amor que tu sientes por el/ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS POPULARES

SUSCRIBETE

* ¡Recibirás las últimas noticias y actualizaciones sobre tus Post Favoritos!

RECOMENDADOS