El ser humano es de naturaleza promiscuo, desde los tiempos en que apenas éramos cavernícolas, los hombres se relacionaban con tantas mujeres fuera necesario con la única finalidad de reproducirse. Hoy por hoy, aunque la evolución a obligado a convertir a la humanidad en seres monógamos, siempre sale a relucir la verdadera naturaleza. La fidelidad…